domingo, 9 de octubre de 2016

¿Quién borró el Día de la Dignidad Nacional?

Se celebró todos los 9 de octubre desde 1969 a 1980. Se trasladó al 8, día del Combate de Angamos, al volver los gobiernos civiles, pero, poco a poco, los politicastros lo diluyeron... ¡Más de 10 años que no se festeja, porque la "clase política peruana" no tiene clase!... Por su parte, Bolivia (2013) y Chile (2016) sí tienen su Día de la Dignidad.

El 9 de octubre de 1968 las Fuerzas Armadas del Perú tomaron posesión definitiva de los yacimientos petrolíferos de La Brea y Pariñas y del Complejo Industrial de Talara cumpliendo su deber constitucional: defender la soberanía nacional. Ese día se acabó la vergüenza de que una empresa extranjera le robara en su cara al Estado de un país, pisoteara sus leyes y se burlara de sus gobernantes o los corrompiera.
El Gobierno Revolucionario de las Fuerzas Armadas, encabezado por el general Juan Velasco Alvarado, desapareció el enclave extranjero en que se había convertido la empresa International Petroleum Company (IPC). Los soldados peruanos tomaron todas las instalaciones y las entregaron a la Empresa Petrolera Fiscal, que luego se convertiría en PetroPerú.
Aquel 9 de octubre fue declarado Día de la Dignidad Nacional porque se recuperaron, tras más de 50 años y después de 16 gobiernos democráticos y varios golpes militares, 1664 kilómetros cuadrados de territorio peruano. Un equivalente al 75% del área de la provincia de Arica que nos quitó Chile o a 14 veces el área de la Base Naval de Guantánamo que los Estados Unidos retiene en territorio de Cuba.
Por constituir el inicio de la liberación económica nacional y la ratificación del principio de soberanía, el Decreto Ley Nº 17821 declaró que el 9 de octubre sería feriado en toda la República y ordenó se celebrara cada año con el embandera-miento general de la población y actuaciones cívicas en las instituciones y escuelas estatales. Así se hizo durante todo el gobierno militar.
Al volver el régimen democrático en 1980 con el segundo gobierno de Belaunde, se cambió la celebración al 8 de octubre, día del Combate de Angamos. Durante varios años se celebró simultáneamente el heroísmo de la tripulación del monitor Huáscar y el Día de la Dignidad Nacional, y poco a poco se fue destacando más la digna muerte de Miguel que la digna reivindicación patriótica de Juan, su paisano.
El Día de la Dignidad Nacional fue borrado mediante la Ley Nº 29477, publicada el 18 de diciembre de 2009, promulgada por Alan García Pérez. Dejó sin efecto el decreto ley que lo estableció.
Es oprobioso, vergonzoso, irracional, que quienes se llaman a sí mismos “la clase política” sean tan desclasados, que no tengan sentimientos patrióticos, nacionalistas, telúricos, solidarios con las personas que forman su nación y les nieguen el orgullo de sentirse reivindicados, de sentirse dignos de ser peruanos.
Hace más de una década que no celebramos el Día de la Dignidad Nacional, mientras que Bolivia lo celebra desde el 17 de octubre de 2013 y Chile desde el 11 de julio de 2016, hace apenas tres meses, «en conmemoración de la fecha en que se aprobó la Ley N° 17.450, que permitió la nacionalización de la Gran Minería del Cobre» (La Ley Nº 17.450 fue promulgada por Salvador Allende el 15 de julio de 1971, y la Ley Nº 20.929, que establece el Día de la Dignidad Nacional chileno, ha sido promulgada por Michelle Bachelet el 1 de julio de 2016).

Cómo se inició la triste historia del petróleo
La descarada historia del robo de una de las mayores riquezas naturales peruanas, comenzó con la empresa británica London Pacific Petroleum (de 1888 hasta 1911) que se negó a pagar la cantidad de S/. 1'248,420 al año y no los S/. 300 que había venido pagando ¡durante 23 años! Es decir, le debía al Perú más de 23 millones de soles y el gobierno de entonces no le exigió el pago, sino más bien le permitió que en 1914 vendiera sus “derechos de arrendamiento” a la compañía estadounidense International Petroleum Company (IPC), subsidiaria de la Standard Oil de Nueva Jersey.
El segundo gobierno de José Pardo y Barreda (1915-1919) encaró este asunto, pero la IPC hizo intervenir en su favor a los gobiernos de Estados Unidos y Gran Bretaña. El 26 de diciembre de 1918 las dos cámaras del Congreso del Perú aprobaron la Ley Nº 3106, que autorizó al Estado a someter el asunto a un arbitraje internacional. Es decir, el Ejecutivo y el Parlamento peruano en vez de ejercer la soberanía nacional y tomar lo que le pertenecía, puso un asunto interno en manos de un tribunal internacional.
Desde entonces, el dios Derecho que actúa Torcido favoreciendo a los imperialismos y despojando a los pobres con la complicidad de los vendepatria hizo múltiples movidas para llevarse el petróleo y pagar por él lo que le vino en gana. La similitud con ciertas privatizaciones, concesiones mineras, faenones, contratos gasíferos, compras de armas y resoluciones judiciales que generan escándalos y comisiones investigadoras que no hallan culpables, NO es coincidencia sino una REALIDAD.
¡Hermanos, hay mucho por hacer!
Mayor información puede hallarla en internet. Una de nuestras fuentes ha sido:
es.wikipedia.org/wiki/La_Brea_y_Pari%C3%B1as

lunes, 15 de octubre de 2012

La gran transformación



Unos prometieron realizarla pero temen dirigirla, las sanguijuelas hacen todo lo posible por evitarla, los corruptos y mediocres la sabotean, los que esperaban que “chorree” dicen que el padre es quien negó a su hija, foráneos anhelan que se detenga… , pero son cientos de miles los que la hacen realidad día a día

Sí, hermanos, está en marcha… ¡desde hace ya varias décadas! Los “científicos sociales” dentro de medio siglo discutirán las “razones o causas” por las que se produjo; la “clase política” dirá que se inició porque ellos la impulsaron; los místicos clamarán que así lo anunciaban las leyendas andinas, como la de Inkarri…
Pero, los peruanistas reafirmaran (porque desde hace mucho lo constatan) que los invasores extranjeros lograron derruir el Estado incaico aunque no la gran obra: la Nación Andina, que ha protegido su identidad y diversidad a través de la resistencia cultural. Sintió el duro golpe y ha tardado en reaccionar, pero se está rehaciendo.
Nuestra variada manifestación artística ha asimilado los instrumentos y técnicas foráneas manteniendo su autenticidad, los idiomas nativos están vigentes, los apellidos autóctonos han pervivido a tres siglos de genocidio y 150 años de olvido estatal, y con ellos coexisten las tradiciones comunitarias que se manifiestan en el espíritu solidario y telúrico que nos caracteriza…
Los indigenistas y peruanistas, la cabeza de Inkarri, con sus obras llamaron al cuerpo a regenerarse, y este, lentamente, sin prisa pero sin pausa, empezó a moverse. 

Respuesta a la desidia
El Estado no llegaba a las provincias porque se circunscribía a la ciudad capital, tanto así que quienes gobernaban de espaldas al pueblo, cedieron a los países vecinos grandes extensiones de territorio debido a la “reiteración de ciertas taras nacionales, con descuidos de una Lima distante y debilidades diplomáticas”. (http://www.caretas.com.pe/1351/amazonia/amazonia.html)
En el norte del país, en Piura y Tumbes, los ingleses extraían el petróleo a su antojo y habían establecido un enclave al que no entraba la policía ni el ejército peruanos, y ante los reclamos nacionales “cedieron sus derechos” a una compañía norteamericana (la International Petroleum Company) que secó los yacimientos en apenas 44 años, cuando debieron durar más de un siglo.

En el centro del país, otra compañía gringa (la Cerro de Pasco Copper Corporation) había instalado en 1922 la Fundición de La Oroya, centro metalúrgico que “es responsable de la contaminación por plomo, arsénico, dióxido de azufre y otros metales pesados que emite diariamente al medio ambiente, a través de una enorme chimenea que parece dominar la ciudad.” (http://www.salvemoslaoroya.org/index.php?la-oroya-agoniza)
En el sur, la cosa era similar. Varias compañías yanquis que extraían minerales, vendían “cobre ampolloso” muy barato a una empresa que también pertenecía a los mismos dueños. Los compradores “castigaban” el precio porque era cobre de 98 por ciento de pureza. Lo que no decían –y nuestras autoridades “no sabían”– era que en el 2% de “suciedad” había muchos gramos de oro y plata, así como metales raros muy valiosos, tanto que con su comercialización se cubrían todos los costos de producción.
Óvalo del Coricancha y la Cruz de Palpa.
Y voltearon la tortilla…
Haber pasado de campesinos maltratados por los gamonales a obreros explotados en las fábricas no había sido un cambio significativo para los andinos, porque igual no tenían posibilidades de que con esfuerzo pudieran mejorar su situación económica y social. Ser campesino sin tierra es tanto como haber nacido en la jalca, significa luchar contra duras condiciones y la única recompensa es sobrevivir… Y esta “ley” está vigente.
Por eso, en busca de una salida dejaron la provincia y se acercaron al monstruo, para conocerlo, aunque apenas pudieron instalarse en la periferia. Para sobrevivir usaron lo que sabían de los productos agrícolas… Y así nacieron La Parada y las paraditas.
De cargadores a ambulantes, de ambulantes a tener su puestito y su casita en un cerrito. De peón de albañilería a ayudante, operario, oficial y maestro constructor. De “chico” de la limpieza a maestro en cualquiera de los oficios que existían… Y con esfuerzo, dedicación e ingenio se hicieron comerciantes y microempresarios 
Cruz de Palpa y su relación con óvalo del Coricancha.
Y siguieron ascendiendo, pero ya no directamente, porque hasta los años 60 estaban encasillados en ciertas zonas y apenas una emisora radial propalaba la música de su terruño. Espectáculos folclóricos a todo dar solamente se vivían en la carpa de un circo instalada en el Parque Cánepa, pero quienes vendían más discos que ningún otro cantante eran Pastorita Huaracina y Picaflor de los Andes. ¡Lo serrano y provinciano estaba prohibido en la señorial ciudad!
Muchos no sabían leer ni escribir, pero enviaron a sus hijos al colegio. Y estos impulsaron a los suyos hasta las universidades y los institutos armados. De ahí en adelante no hay lugar donde no estén. Desde hace unas décadas en la criolla Lima la mitad son andinos o selváticos y la otra mitad somos sus hijos… igual que en todas las ciudades.
La gran transformación es la respuesta al pedido del poeta que escribió “Los nueve monstruos”: “hay, hermanos, muchísimo que hacer”. Y el objetivo es la construcción y forja de la utopía andina, teniendo como pilares la fraternidad, solidaridad y espíritu de trabajo que nos han conducido a la expectante y sorprendente situación que vive hoy el país.
No más cuentos “chinitos”, búfalos que “vuelan” ni mentirosos “sagrados”
Inkarri ha despertado, pero todavía no es fuerte… necesita integrarse, y para eso los que formamos su cuerpo tenemos que unirnos, para defendernos y evitar que nos vuelvan a desmembrar. Los enemigos son muchos y quieren conservar sus privilegios, además han alimentado a sus hijos con nuestra pobreza y ¡les molesta mucho vernos progresar!
Por eso, hay que incentivar la educación política y generar organizaciones, propiciar y apoyar la investigación científica y el desarrollo tecnológico, explotar los recursos según le convenga a la nación, reescribir la historia que nos han contado, destruir falsos ídolos, descubrir los engaños y negociados, y tumbar gamonales y reyezuelos, así como combatir la inacción, la demagogia, la politiquería y el oportunismo.

Hay que ponerse en acción porque necesitamos sumar voluntades. Las maravillas logradas por la Nación Andina están por todas partes y por fin nuestros ojos logran verlas. El futuro es el resultado de lo que trabajemos cada día. Hagámoslo bien, por los suyos, por sus hijos, y por los nuestros. Peruanicemos el Perú.
Nota de Redacción: Los gráficos han sido tomados del libro "Génesis de la Cultura Andina" de Carlos Milla Villena.

miércoles, 20 de junio de 2012

¿Se estrecha el cerco a Palacio?


Conflictos sociales exacerbados por quienes deben evitarlos, lentitud para afrontarlos, alejamiento de los aliados… burbuja mediática aislante, súbita aparición de quienes perdieron las elecciones y sondeos que pretenden resquebrajar la autoridad presidencial así lo indican

Los enemigos de la República del Perú, de afuera y de adentro, esos que desprecian a sus pobladores pero depredan sus riquezas naturales y utilizan a aquellos que se sienten y piensan como extranjeros a pesar de haber nacido en su territorio, han iniciado la ejecución de su plan B. Su plan A, ganar las elecciones, les falló. Después de unos meses de “estudio” han puesto en acción a sus esbirros y lacayos, motivados por los signos de debilidad del gobierno.
El puente tendido con la “hoja de ruta” para ganar el apoyo de los indecisos en la segunda vuelta ha significado para algunos sectores nacionalistas el abandono de la “gran transformación”, porque después del triunfo electoral y la asunción del poder fue notorio el alejamiento de la cúpula partidaria de las amplias bases que la sustentaban.

Un gobierno se sostiene en su partido y adeptos
El más grave error de una dirigencia novata en el ejercicio del poder es desear hacer una gestión “impecable” y por ello decidir no considerar a aquellos militantes que tengan un supuesto “bajo nivel técnico” para asumir responsabilidades políticas, prefiriendo confiar en burócratas expertos, olvidando que la honradez no se gana con los años o la experiencia laboral sino que se vive y se adquiere en la vida familiar. La corrupción es parasitaria de la estructura del Estado y el corrupto lo es en cuerpo y alma, lo cual se notará pronto, aunque se cubra con casimir inglés.
Además, si se yerra en un nombramiento,  no es difícil rectificarlo. Así se va aprendiendo y conociendo a las personas. ¡Tantas veces nos hemos equivocado al elegir gobernantes que esperamos haber acertado esta vez! Un fracaso más, ¡sí importa!, porque estos desengaños son los que alimentan las huestes de las opciones violentas, deformadas y malsanas.
Lo que debió hacerse –aún se puede– es integrar al partido a los simpatizantes y organizar a todos los miembros en células vecinales y zonales con el fin de consolidar la estructura orgánica, preparar cuadros para obtener información de las necesidades de una comunidad y elaborar los proyectos para realizar las obras, transmitir conocimientos y fortalecer los conceptos ideológicos, así como fiscalizar la acción de las autoridades y funcionarios locales. Si el Estado no se hace presente ante el pueblo, el pueblo tiene que ser omnipresente dentro del Estado, ¡porque este le pertenece!

La explotación no se detiene y la corrupción no duerme
Los que depredan el país y abusan de sus gentes manteniéndolos divididos e ignorantes de sus derechos, que usan trampas legales para robarle al trabajador o lo esclavizan imponiendo su derecho de dirección, que corrompen funcionarios, policías y jueces, que malgastan el dinero del pueblo o no hacen las obras que lo beneficien, que les venden drogas y licor a nuestros jóvenes, ¡no duermen ni descansan y están por todas partes poniendo trampas o haciendo ilícitos negocios!
El 5 de junio de 2011, día de la segunda vuelta electoral, escribí (1): “Ahora sabemos que elegimos a los representantes del Ejecutivo y Legislativo, pero no a los del Judicial. ¿Quién designa a los que imparten justicia? ¿Ante quién rinden cuentas? Ser autónomos no significa que no tengan que rendir cuentas ante el único que tiene la soberanía: el pueblo.
También sabemos que la corrupción está organizada y es parásita de la estructura del Estado, y que la organización política que asuma la conducción del gobierno tendrá que montarse sobre esa estructura para dirigirla, por lo que tiene que ser consciente y vigilante de su misión para no ser absorbida y terminar haciendo faenones.”
Por eso ha sido crítica la lentitud del gobierno para descabezar la corrupción y nombrar a quienes tenían que iniciar el cambio, demora que permitió que convivan fiscalizadores y corruptos y los primeros sufran el síndrome de Estocolmo, por lo que los segundos se han mimetizado y todavía conservan sus puestos públicos.

Misión: “Maniatar” al gobernante
Existiendo muchos conflictos sociales por lentitud en la toma de decisiones, falta de iniciativa para hallar soluciones,  sufrido bajas su grupo congresal, tener un consejo ministerial no muy transformador y mostrado que se ha alejado de sus bases, ahora los grupos de poder pretenden forzarlo con las encuestas para que vaya por donde ellos quieren.
Veamos parte de los resultados del sondeo que El Comercio ordenó a la empresa Ipsos Apoyo y  que publicó el domingo 17 en su página web (2) (los resaltados en negritas son nuestros):

[La popularidad del jefe de Estado va en picada. De abril a la fecha ha perdido 11 puntos y la menor aprobación a su administración la tiene en el norte y sur del país, esta última región fue su bastión durante las elecciones del 2011. El sector socioeconómico A es el que más puntos le da (59%).
Además, el 67% de los encuestados le pide al jefe de Estado gobernar en los próximos meses “buscando acuerdos con otros líderes políticos”. El 27% opina que debe continuar su gestión “sin buscar acuerdos con otros líderes políticos”.
El 50% desaprueba la gestión de Óscar Valdés Dancuart al frente de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM). Solo el 23% respalda al militar en retiro, cuya salida del Gabinete se vocea para julio.
El 41% opinó que un integrante de la oposición debe ser el nuevo presidente del Congreso y solamente el 20% señaló que la Mesa Directiva del Legislativo debe continuar en manos del oficialismo.]
Cinco semanas antes (11 de mayo), el diario Perú21, propiedad del mismo grupo económico, publicó lo siguiente (3):

[Keiko y Nadine podrían disputarse la Presidencia
LE TOCA EL TURNO A ELLAS. Primera encuesta electoral de Datum revela que lideresa de Fuerza 2011 y esposa de Ollanta Humala pasarían a una segunda vuelta con 31% y 22%, respectivamente.]
El actual gobierno no ha cumplido ni el primer año y ya están preguntando "si las elecciones fueran mañana, ¿por quién votaría?". Es sintomático este hecho, porque estúpidos no son. Hay que estar alertas.

Como quien dice…
Los pitonisos encuestadores “sugieren” que: el pueblo le dice a Ollanta, ¡Ya no me simpatizas!, que el sur –su bastión– se le ha torcido y que gobierna para los pitucos (clase A) porque ellos sí están contentos con él. Además, afirman que la mayoría de cholos (67%) quiere que busque “acuerdos con otros líderes políticos”. Veamos, ¿qué líderes? ¿Que junte a Keiko y Toledo, a Jorgito y Alan, a Lourdes y Susana?
Encima, piden que se modifique el Gabinete Ministerial y hasta proponen candidatos, y también que la oposición controle el Congreso dándole la presidencia; es decir, quieren enyesarle un brazo al jefe de Estado y doblarle los dedos del otro. ¿Cómo podría dirigir la nave en estas condiciones?
Lo democrático sería que los que perdieron las elecciones brindaran su apoyo al gobernante para avanzar hacia las metas comunes, que están fijadas en el Acuerdo Nacional. Por si no se han dado cuenta, el 22 de julio próximo se cumplen 10 años de la firma del compromiso, ¡la mitad del plazo que se fijó para alcanzarlas!
Cada “líder político” primero tiene que fortalecer la organización que lo respalda, la que debe tener declaración de principios, ideología que la sustente, plan de gobierno, un único padrón de adherentes, economía saneada y transparente, y principalmente, notoria presencia nacional. Con ello, por lo menos se estaría concretando la Segunda Política de Estado del Acuerdo Nacional: Democratización de la vida política y fortalecimiento del sistema de partidos.
Hay que ponerse en acción porque necesitamos sumar voluntades. El futuro es el resultado de lo que trabajemos hoy, cada día. Hagámoslo bien, por los suyos, por sus hijos, y por los nuestros.
¡Hermanos, hay mucho por hacer! Peruanicemos el Perú.

Notas:
(1) Ver: http://pe.globedia.com/la-vida-te-da-sorpresas-sorpresas-te-da-la-vida
(2) http://elcomercio.pe/politica/1429518/noticia-aprobacion-ollanta-humala-bajo-45-segun-ipsos-apoyo
(3) http://peru21.pe/2012/05/11/impresa/keiko-y-nadine-podrian-disputarse-presidencia-2023775

sábado, 16 de junio de 2012

¿La noticia es una mercancía?


En la década de los 90 la ambición de poder de los gobernantes transformó en sicarios a muchos periodistas aprovechando su mediocridad y debilidad moral, y en mercenarios a la mayoría de los propietarios de medios de comunicación

Hoy es evidente que gran parte de la prensa todavía muestra los síntomas del amarillismo y que añora el tiempo en que le hicieron creer que era el “cuarto poder” de la nación, y por eso hace pataletas y boicotea toda acción de transformación que favorezca al pueblo, porque responde a intereses subalternos, egoístas, antipatrióticos. Tiene la marca de la bestia en la frente.
En realidad, esta falsa “prensa independiente” es solamente la herramienta de grupos de poder para mantener desinformados, entretenidos, estupidizados a sus lectores, pero “felices” porque les “entrega a precio de regalo” láminas educativas, cuentos, recetas de cocina, colecciones de libros o discos compactos (CD),  y además realiza sorteos gratuitos de automóviles y dinero. Como en la canción me pregunto: “¿Y cómo lo hace? ¡Yo no sé! ¿Cuál es el negocio? ¡Sepa usted!”, porque la mayoría se quedan colgados en los quioscos y no se venden a pesar de su bajo precio. Aunque hay algunos que tienen gran acogida, a pesar de que en nuestro país se lee poco. Para colmo, ¡circulan 26 diarios y varios semanarios!
¿Proxenetismo, prostitución o pornografía?

La televisión transmite noticiarios cuando la mayoría de la población se prepara para ir a trabajar o a estudiar, así que no puede apreciarlos, pero a la hora estelar en que podría hacerlo se brinda novelas, concursos de canto, enfrentamientos entre varones y damas, y los escándalos y chismes de la farándula. Lo actual, trascendente, orientador y educativo brilla por su ausencia. El canal del Estado debería ser una alternativa, pero no hay la intención ni la decisión de serlo. Para colmo se difunden muchos errores y horrores, pues la mayoría de medios han eliminado a los correctores y disminuido la calidad del contenido.

Un roce  y lloran, son intocables
Los comerciantes de la información se rasgan las vestiduras y hacen gran alharaca si alguna autoridad pretende regular su actividad, y sus accionistas, relacionados, favorecidos, proveedores y auspiciadores gritan al unísono; defienden con ferocidad “su” libertad de expresión o de opinión, pero se vuelven ciegos, sordos y mudos (aunque ríen por dentro) cuando atropellan los derechos ajenos, especialmente los de sus trabajadores.
¿Negocios son negocios o también tienen "pacto"?

Narran morbosamente los accidentes de tránsito, asesinatos, violaciones, violencia de género; anuncian catástrofes, siembran pánico y terror con endemoniados y vampiros; resaltan el machismo, la degeneración sexual y usan comercialmente la figura femenina; y mientras en una página dan consejos familiares,  en otras –sin descaro– promocionan a prostitutas, adivinos y hechiceros. Esto es lo que entienden por libertad de expresión. 
Se expone a la niñez. No hay fiscalización.

Los derechos de los niños, adolescentes, damas pudorosas, creyentes de alguna religión o la sensibilidad de personas con valores morales les importan un rábano. Como los mafiosos de las películas de “El Padrino”, repiten hipócritamente: “No es nada personal, sólo son negocios”, y tranquilamente van con sus familias a orar.

Raza de víboras
Piden y exigen que se diga la verdad, pero crean, inflan, tergiversan o esconden noticias si les pagan por ello. Las mañas aprendidas durante el fujimontesinismo no las olvidan.
Gobernaba Toledo cuando  comencé a laborar como corrector de textos en el diario que hoy dirige un rabioso extremista de derecha que dinamita todo lo que huela a cholo, andino, nativo, proletario, o parezca rojo, colorado, rosado, antiimperialista, nacionalista o zurdo, cuya frase “nosotros los pensantes” muestra su esencia facista, su soberbia por creerse superior y su desprecio por “los otros”. En la época a que me refiero, dicho diario peleaba el primer lugar en lectoría.
Un día de aquel entonces, en una extensa nota se informaba sobre las denuncias hechas contra una lotería grande porque su millonario premio mayor no había salido en más de un año. Había sido ubicada en la página central y por su importancia merecía ser parte de la portada. “Es la noticia”, me dije al terminar la corrección final. Media hora después me trajeron nuevamente la central, pero había sido modificada y el artículo en mención ya no estaba. Creí que para resaltarla sería publicada en una página delantera.
Al día siguiente, al revisar el periódico, me quedé asombrado porque esta noticia se esfumó, pero en cambio ¡había sendos avisos publicitarios de la lotería de marras! Intrigado revisé los demás diarios, pero en ninguno había siquiera una línea, aunque sí estaban los mismos anuncios. Una noticia como esta tendría que haber repercutido por varios días, pero en la prensa escrita, en la radio ni en la televisión pude captar una pizca. Poco después los puestos de venta de este sorteo comenzaron a disminuir y desaparecieron sin levantar ni dejar polvo.

De prensa popular a pluma rentada
Los diarios “Ultima Hora”, “Extra” y “El Popular” causaron sensación y tuvieron gran éxito por su estilo para presentar las noticias, pero la aparición de “El Mañanero” en 1992 deformó los conceptos. Se dejó a un lado la objetividad para rebuscar en la vida íntima de los protagonistas y hacer especulaciones y triangulaciones.
“La noticia es una mercancía. Sólo hay que saber venderla”, es la sentencia que caracteriza a este seudoperiodismo, que en su ignorancia cree que “espectáculos” significa “espectar culos” y exacerba los apetitos sexuales de sus lectores con sus imágenes. (Aclaro que no existe el verbo espectar, aunque hay periodistas que usan este barbarismo en vez de presenciar, admirar, ver, asistir, contemplar)
Se vende muerte, demonios y escándalos.

Como el gobierno de turno necesitaba apoyo popular para la reelección, los oportunistas crearon varios diarios, que se quedaban colgados en los quioscos pero que cumplieron la misión de destruir, desprestigiar o aislar a los opositores del régimen.
Juan Gargurevich anota lo siguiente en su artículo “La Prensa Chicha” (1):
"(…) El hecho es que en pocas semanas de campaña Fujimori saltó de la anécdota a competir con Vargas Llosa, quien hasta ese momento era considerado virtual ganador.
Fue el triunfo, dijeron, de un “outsider”, un recién llegado, elegido por masas que habían sido ignoradas por los observadores.
Uno de los productos de aquella etapa de convulsión social y política fue la nueva prensa “chicha” que aprendió a colaborar con la televisión sensacionalista, es decir, a reflejar en la prensa a los personajes populares, dramas de los noticieros, etc. de la llamada “pantalla chica”. Se acentuó entonces el triángulo Lector-Televisión-Prensa Chicha.
Pero también, y esta fue una de las características más saltantes de la etapa, la prensa chicha fue utilizada políticamente por el Gobierno, llegándose a extremos inéditos tanto en la historia general del periodismo como de la política. (…)
Varios diarios de corte “chicha” aparecieron en esos años combinando las noticias habituales de vedettes, escándalos y violencia, con campañas contra los enemigos políticos del régimen. Los periodistas que se prestaron a dicha práctica tenían la garantía de que nunca serían procesados porque el fujimorismo y el Servicio de Inteligencia también controlaban al Poder Judicial.
Gracias a esa impunidad circularon diarios de bajo precio como “El Mañanero” (1992), “El Chino” (1995), “La Chuchi” (1996), “La Reforma” (1997), “El Tío” (1998), “El Chato” (1998), “La Yuca” (2000), todos subvencionados por el gobierno, según se ha sabido con absoluto detalle después, cuando la Justicia recuperó su independencia y fue posible llevar a los Tribunales a los acusados por corrupción."
Se supone que preso el “Chino” y el “Doc”, y encarcelados los que se vendieron a ellos, estas prácticas desaparecerían, pero si los síntomas continúan es porque el mal persiste. La podredumbre, el pus, está debajo de la costra, y hay que sacarla para sanar nuestra sociedad. (Continuará)

Nota:
(1)   Ver:  http://blog.pucp.edu.pe/item/24665/la-prensa-chicha-juan-gargurevich

Información, ¿nuevo opio del pueblo?


El medio no es el fin, el objetivo es llevar información veraz, 
objetiva, recreativa, educativa y, principalmente, 
trascendente, humanizante y que despierte el espíritu
 (Esta nota fue publicada en Globedia el 21-07-2009, hace casi tres años, pero la situación general sigue siendo la misma)

El manejo de la información es una de las mejores armas del sistema capitalista para dominar las masas. Es preferido por los liberales y especialmente por los ultras neoliberales, porque es menos visible y no causa escándalo como la represión policial o militar, aunque en sí es una represión intelectual o ideológica.
Mediante la manipulación informativa se adoctrina a los cachorros de los explotadores para que mantengan las cosas como están (el status quo) y se “adormece” a los ejércitos de explotados para que no cuestionen la situación. Por eso los emperadores romanos le daban al pueblo “pan y circo” para que, con la barriga llena y entretenidos, no tuvieran tiempo de cuestionar su realidad ni pudieran ver que ellos se comían la carnecita.

Libertad libertina
En el Perú, ahora los centuriones apristas le dan al pueblo “pan con libertad”... Pero, ¿de qué libertad se trata? De una que no toque la estructura del sistema, y de ese modo perdure por siempre. La libertad de ser democrático cada cinco años (aunque tengas que escoger lo menos malo), tener tu blog para que creas que opinas o perderte en los cuatrillones de páginas que hay en internet y así no encuentres información trascendente que despierte tu espíritu; también puedes elegir en la televisión ver a Magaly o a Beto, “luchar” enviando mensajes para que Gise le realice su sueño a quien tú decidas apoyar (como si fuera directamente a él o ella, pero sólo ayudas a financiar el programa), reír un poco con las sandeces de Bayly o llorar viendo como ayudan a una familia que sufre una vida extrema. Eso sí, se ayuda ¡una por semana! Es decir, 52 al año. Ni una más, porque si se ayuda a muchos, ¡la chusma se acostumbra y empieza a exigir cambios!

Muchos medios, ninguno entero
Así como en la televisión, con los periódicos sucede algo similar. Puedes elegir a La Primera un Correo o El Comercio que muestre como La República alcanza la admiración mundial por su crecimiento económico. Al menos eso dice El Men del Estado, aunque no tenga La Razón... Es Popular que, Sin Tapujos, El Bocón del presidente te haga El Chino cuento de que el Perú21 avanza hacia el desarrollo en un tren Expreso y los pobres disminuyen en el país porque se sacan la Tinka y la reparten entre sus vecinos, y no porque mueren de hambre, de frío o por viajar en bus o en combi.
Por otro lado, si eres Trome porque rezas y vas a la procesión en octubre, pero OJO, gustas del escándalo, el chisme, las “heroicas” fugas de los delincuentes, ver sangre y muertos en las carreteras o gozas conociendo la “interesante” vida de los gays y las intimidades de los figuretis que se sacan los trapitos sucios en público, debes sentirte orgulloso porque compartes tu preferencia ¡con cientos de miles de lectores!
También puedes leer Depor, Todo Sport y Líbero, que sólo escriben sobre fútbol y no les interesan los otros deportes aunque en ellos los peruanos ganemos medallas de oro, o La Tribuna, Antauro, Extra, Gestión, La Nación o Sol de Oro, de los cuales no opino porque no vale la pena. Son más de 26 periódicos los que existen en Lima, a pesar de que tenemos una de las lectorías más bajas de Sudamérica y algunos solamente son leídos cuando están colgados en el quiosco.
Pero, ¡Ajá!, y esto es lo que demuestra que no sólo la pornografía y la pasta básica de cocaína vuelve estúpidos a sus consumidores, TODOS, incluido el diario oficial El Peruano, ¡SE IMPRIMEN EN PAPEL CHILENO!

Publicidad, ¿la madre del cordero?
¡El Perú avanza!, es hoy por hoy el eslogan más difundido en todos los medios de comunicación. Parece ser que, al igual que en el primer gobierno aprista y como lo denunció Fujimori en su primer mensaje a la nación, el Estado es –otra vez– el mayor anunciante del país.
Gordillo, ¿otra vez la hiciste? ¿Que quién es Gordillo? Un compañerito aprista que supo “agenciarse” cuando los doce apóstoles de Alan lo pusieron a la cabeza del diario HOY, es decir, creó algunas agencias de publicidad para “canalizar” los avisos generados por las entidades del Estado. ¡Quince por ciento de comisión, libre de polvo y paja!
¿Cuánto dinero de todos los peruanos gasta en su campaña publicitaria el gobierno aprista ahora? ¿Alcanzaría para devolver sus aportes a los fonavistas? Tal vez, o quizá hasta alcance para completar la construcción del tren eléctrico y así no culpen al gobierno del “Chino rata” de haberse negado a culminar la obra por mezquindad política, como aseguran en una página web.
Hermanos, ¡hay mucho que hacer!... y mucho por conocer.

Monumento a la Soberbia Política. En la cuadra 13 de la avenida Arenales de Lima, sobre propiedad del IPSS, con dinero de todos los trabajadores fue edificado en 1987, durante el primer gobierno de Alan. Veinte pisos de estructura inútil porque el terreno en que se asienta es débil, y ocuparla causaría su derrumbamiento.
Se parece a algunas personas y agrupaciones políticas peruanas: grande y notorio, pero vacío, inútil y sin que nadie sepa cómo apareció pero está allí. Una pinta prometedora pero sin futuro porque sus bases son débiles.
Todos los políticos y aquellos que ocupen un cargo público, al iniciar su gestión deberían pararse ante esta estructura, a fin de que sientan lo inmenso, visible e irreparable en que pueden resultar las decisiones que tomen si se fundamentan en la “coimisión”.
Nota de Redacción: El IPSS se llama ahora EsSalud. Me han informado que la fecha de edificación que señalo es errada, pues habría sido construido durante el gobierno de Morales Bermúdez. Sea quien fuere el culpable, ha desperdiciado, ha malgastado el dinero de los trabajadores y se merece una sanción. Para que no quede impune, el Congreso, la Defensoría del Pueblo, la Fiscalia de la Nación o el actual Directorio de EsSalud debería investigar quiénes son los responsables y emitir una sanción, aunque sea moral.

jueves, 7 de junio de 2012

Una hora, ¿es suficiente?



Mantener en buen funcionamiento la gran nave que conduce a la humanidad por el espacio requiere que conozcamos aquellas acciones que la dañan, ¡y no las hagamos!

Con estusiasmo se celebró la Hora del Planeta en muchas ciudades del mundo. En la capital peruana la participación de muchos personajes públicos, entre ellos la alcaldesa de Lima y el ministro del Ambiente, fue bastante llamativa. En la Plaza Mayor se reunieron cientos de personas, que encendieron velas al ser apagado el alumbrado público durante 60 minutos. Pero, ¿esto es suficiente?, ¿nada más podemos hacer para mantener en buen estado la gran nave que conduce a la humanidad y demás seres vivos por el espacio?
Definitivamente, no es suficiente, pero podemos hacer más. Pequeñas acciones que están al alcance de cada uno de nosotros y los gobiernos coordinar medidas globales que eviten el desastre que se vislumbra.
Sabemos que los efectos de la contaminación y la depredación forestal están manifestándose con más fuerza en todas partes, con lluvias intensas, inundaciones, olas de frío, sequía, deslizamientos, y los que gimen y se lamentan son aquellos que sufren estos hechos, pero los que no han sido tocados por ellos continúan con el mismo ritmo de vida: consumiendo, consumiendo, consumiendo...
El consumo desenfrenado es lo que ha desequilibrado todo, al punto de que ahora hay millones de personas que beben solamente agua embotellada y hay países en que cada día sus ciudadanos fuman 100 millones de cigarrillos. Lo gravísimo es que en las tres últimas décadas se ha consumido la tercera parte de todos los recursos naturales... por lo que pronto podríamos tocar el fondo de la despensa, ¡y no hallar nada que comer!
Lo gravísimo es que en las tres últimas décadas 
se ha consumido la tercera parte 
de todos los recursos naturales
Hechos saltantes son que el 5 por ciento de la población mundial (los estadounidenses) consume el 30 por ciento de los recursos del planeta y en la región amazónica se pierden 2 mil árboles por minuto que han tardado varias décadas en crecer. Por otra parte, la leche materna, el mejor de los alimentos, es ahora el recurso más contaminado por los cientos de productos químicos que se usan (Ver: The History of Stuff, with Annie Leonard / La historia de las cosas. Http://www.youtube.com/watch?v=5BSmAmQ3SDM&feature=related).
Vea este video y difúndalo, así seremos conscientes de lo que ocurre en realidad. Por lo pronto, no queme basura ni elimine plantas, por más pequeñas que sean, si no es estrictamente necesario. Más bien, siembre algunas en macetas. Controle el uso de fertilizantes y pesticidas. No bote basura en cualquier lugar ni eche al desagüe el aceite en que ha frito. Las pilas y los desechos electrónicos échelos en los depósitos especiales que hay en algunos centros comerciales. Ahorre energía, use combustibles limpios y consuma productos naturales.
Pero sobre todo, disminuya el consumo de carnes, de res y de pollo, porque para producir un kilogramo de estas se requiere cientos de kilogramos de productos agrícolas y miles de litros de agua. Si los humanos consumiéramos más vegetales, especialmente los de hojas verdes, no sufriríamos tantas enfermedades ni gastaríamos en medicinas sintéticas. Ahora hay más farmacias y boticas que juguerías, y los niños ya no piden limonada o jugo (ni los padres se los dan) sino aguas con colorantes y gas que saben a frutas (pero que no tienen ni una pizca) que se venden embotelladas.
Cambie su estilo de vida, no deje que "la moda" y el "conservar el nivel" abran su cartera o billetera para comprar cosas que no necesita o usará solamente una vez, porque el consumo desenfrenado es lo que está dañando nuestro planeta.

Nota: Este artículo fue publicado en Globedia el 1 de abril de 2012.